fbpx

ALIANZA-CRISTAL: OTRO TRIUNFO DE LA VERGÜENZA

Por: Eddie Fleischman

Todo empezó con fútbol. Como debió terminar antes de que la desorganización se impusiera.
En el primer tiempo Cristal lució mejor porque además tuvo la virtud de abrir el marcador muy temprano con un magistral tiro libre de Emanuel Herrera, el goleador y mejor jugador del torneo peruano. Alianza Lima intentó la reacción a través de lo que podía elaborar la zona central con Rinaldo Cruzado, más que con Luis Ramírez, opaco, intrascendente y trasladando demasiado el balón. En el ataque los locales inquietaron vía la velocidad de Quevedo y los intentos siempre bien controlados de Hohberg por la banda derecha. Y justamente una muy buena maniobra de Cruzado para zafar de dos rivales, le permitió con un pase profundo a espaldas de una defensa rimense lenta y muy adelantada, ubicar a Quevedo que con velocidad y anticipándose a una precipitada salida de Alvarez punteó el balón por entre las piernas del arquero para anotar el 1-1 a los 26′.
Parecía todo empezar de nuevo y devolverle a los “íntimos” la ilusión; pero apenas a los 29′ se asociaron dos nuevos recientes convocados por Gareca: una buena acción en diagonal del lateral derecho Madrid, le permitió encontrar en la banda izquierda y con espacio al extremo zurdo Marco López, éste ejecutó un centro bajo al primer palo que fue conectado en primera por Herrera para establecer la ventaja con la que se llegó al descanso. Una diferencia justificada en el juego porque Cristal, en esa primera etapa, fue superior a partir de la presión constante y la elaboración estructurada desde atrás, mientras Alianza apostaba como siempre a su balones directos, largos y más previsibles.

El segundo tiempo se inició con mayor agresividad por el lado de Alianza. Hubo mayor presión alta del local, un mejor manejo de la pelota en la zona de creación, utilizó menos el pase largo y levantó su nivel aunque inquietó poco a Alvarez. Cristal hasta ese momento no había llegado al área de Butrón y Salas había sustituido a López, de buena actuación, por Ballón, medio de marca destinado a recuperar la posesión perdida por los celestes. Paralelamente Alianza buscó mayor dinámica por la banda derecha con el ingreso de Villamarín por Ramírez. Ambas variantes se dieron a los 15 de la segunda etapa; pero no hubo tiempo de advertir sus efectos. A falta de 25 minutos, debido a la presencia de hinchas de Cristal a las afueras del estadio – a pesar de que debía jugarse sin afición visitante – la policía dejó sus posiciones en el interior del recinto para salir por precaución y ante la falta de garantías de seguridad dentro del escenario, el partido quedó suspendido.
Un tropiezo más en una liga que además de tener un nivel competitivo bajo, suele sufrir de estas insólitas situaciones que lo deslucen aun más.
De acuerdo a las bases del torneo, el partido debería reanudarse en 24 horas y a puertas cerradas en la misma sede.
Una lástima por la nueva falta de consideración hacia un público que disfrutaba de un partido entretenido y que se volvió a dar de cara con la ineptitud imperante para el manejo prolijo de una primera división que no lo parece.

El partido se completará mañana lunes desde las 11 am en el mismo recinto.

ACTUALIZACIÓN: Alianza Lima empató el encuentro por 2-2 con gol de Maximiliano Lemos a través de un tiro libre.

También te podría gustar...