fbpx

GANSO Y NEYMAR: 2 GRANDES AMIGOS, TALENTOS Y CARRERAS DISTINTAS

Cualquiera que haya estado en Brasil viendo la Copa del Mundo en el 2010, vio a tres jóvenes talentosos bailando canciones de Beyonce en sus pantallas de televisión. 

Al son de “Single Ladies”, el delantero brasilero Robinho fue visto bromeando y haciendo trucos de fútbol con dos de sus colegas del Santos FC, Neymar y Paulo Henrique Ganso.

El anuncio, que promocionaba a una gigante empresa avícola brasilera, se transmitió durante todo el verano, e incluso en los estadios de la Copa del Mundo, pero para frustración de muchos en su país, Neymar y Ganso se unieron a Robinho, en Sudáfrica.

A pesar de una campaña en todo el país para su inclusión en la convocatoria de Dunga, la emocionante pareja se quedó fuera de la lista final.

“Si (el Mundial) fuera sobre obtener experiencia, traería a mi hijo”, dijo Dunga en una conferencia de prensa.

En ese entonces Neymar tenía 18 años y Ganso tenía 20.

A comienzos de la década, estaban atemorizando a los defensores centrales rivales y estableciéndose como el nuevo dúo mortal que se presentaba en Santos, una larga tradición en el club que comenzó con la formidable asociación de Pele y Coutinho en los años 50 y 60, que luego continuaron con Pita y Juary en los años 70 seguidos de Diego Ribas y Robinho a principios de los 2000.

Por más sorprendente que parezca ahora, muchos estaban convencidos de que Ganso era el destinado a la fortuna y la fama, no Neymar.

Un alto, elegante y cerebral número 10, fue reconocido instantáneamente como algo especial en el fútbol brasileño, un mediocampista anticuado que parecía capaz de dictar el ritmo y ralentizar el juego a su ritmo.

Fue una alegría verlo y llamó la atención del legendario Sócrates, quien dijo que era el mejor jugador producido por Brasil en una década.

Ganso ahora ahora está tratando de relanzar su carrera en la Ligue 1, con el club Amiens luego de llegar en agosto a préstamo por toda la temporada procedente del Sevilla.

El sábado, el jugador de 29 años viajará 130 kilómetros con su nuevo club a París para enfrentar al Paris Saint-Germain, el equipo de su antiguo amigo Neymar en el Parc des Princes.

Está asegurada una reunión emocional, aunque ahora Neymar verá desde las gradas luego de que el entrenador del PSG Thomas Tuchel le haya concedido un descanso.

Aunque su relación ya no es tan fuerte como solía ser, el dúo siempre ha sido como familia: Ganso es el padrino del hijo de siete años de Neymar, Davi Lucca, e invitó al delantero a ser uno de sus padrinos en su boda Los dos eran inseparables en el pasado.

Muricy Ramalho, cuatro veces campeón brasileño, trabajó con ambos jugadores entre 2011 y 2012 y aún sonríe cuando habla de sus antiguos protegidos.

“Cuando Neymar se enteró de cuándo nacería su hijo, [Ganso y él] entraron en mi habitación tarde por la noche y me pidieron que los liberara de la sesión de entrenamiento. Neymar se lo merecía. Por supuesto, nunca diría que no a una solicitud así, pero llevándose al padrino con él? Nunca lo había visto en mi vida”, recuerda Ramalho, riendo.

Neymar y Ganso compartieron el terreno de juego 143 veces con Santos y la selección de Brasil, con 78 victorias, 31 empates y 34 derrotas. El dúo levantó cuatro trofeos juntos, incluyendo los títulos de Libertadores y la Copa de Brasil.

Se acercaron rápidamente una vez que se unieron a Santos, aunque fue un desarrollo sorprendente para los del club.

Cuando Robinho regresó a Santos por un préstamo de seis meses en el 2010, el Manchester City aseguró una preferencia de compra en el talentoso dúo. Pero Ganso insistió repetidamente en la junta directiva del club para que lo dejara fuera de cualquier acuerdo porque no estaba interesado en mudarse al estadio Etihad.

“No quiero jugar para ellos. Prefiero jugar para un gran equipo de Europa, como el Milan, el Barcelona o el Real Madrid”, dijo a Globoesporte.

A pesar de su falta de experiencia en el gran escenario europeo, era común escuchar a los medios locales decir que Ganso era el mejor del mundo en su posición. El brasilero también parecía creer su propio entusiasmo y sentía que se merecía algo mejor que City, PSG y otras potencias que lo persiguieron.

Las personas a menudo mencionaban a Neymar y Ganso en el mismo nivel, aunque en realidad eran, y son, jugadores muy diferentes.

Ganso parecía destinado a ser el heredero de la corona de juego de Brasil, pero nunca logró cumplir su promesa.

Mientras Neymar firmó con el Barcelona e intercambió continentes en 2013, Ganso se mudó de una ciudad a otra en 2012, cuando hizo un traslado de 10 millones de euros de Santos a Sao Paulo.

En parte, su carrera también se ha visto frenada por problemas en las rodillas: ha pasado por dos cirugías en cada una de ellas.

Ramalho conoce a Ganso mejor que cualquier otro entrenador. Después de trabajar juntos en Santos, se reunieron una vez más en el equipo de los “Galacticos” de Sao Paulo. Junto a Kaká, Alexandre Pato y Luis Fabiano, Ganso disfrutó de su mejor racha desde el 2010 y entró en el equipo de la temporada del Brasileirao de la revista Placar en el 2014.

Como era de esperar, las comparaciones entre Ganso y talentos de clase mundial se estaban haciendo de nuevo en los programas de fútbol brasileros, pero pocos los tomaron en serio esta vez.

Ganso finalmente se mudó a Europa en el 2016 cuando el entrenador argentino Jorge Sampaoli convenció a Sevilla para que pagara 9,5 millones de euros por él.

Sampaoli le dijo a Ganso que quería reinventarlo como una estrella al estilo de Andrea Pirlo. Sampaoli, quien dejó el club de la Liga para hacerse cargo de la campaña del Mundial 2018 con Argentina, no pudo sacar lo mejor del maestro brasileño, y sus sucesores en Sevilla, Eduardo Berizzo, Vincenzo Montella y Joaquín Caparros, no tuvieron suerte tampoco.

En dos años, hizo solo 28 apariciones y anotó siete veces.

El día de la fecha límite de la ventana de transferencia, llegó a un acuerdo con Amiens, un pequeño equipo con un promedio de asistencia de alrededor de 10,000 esta temporada.

En su presentación a principios de septiembre, una serie de periodistas extranjeros asistieron a la conferencia de prensa de Ganso.

Amiens había perdido a su principal jugador, Gael Kakuta (ex jugador del Chelsea, Lazio y Sevilla), y buscaba un nuevo número 10. Lo contactaron y en 72 horas se completó el pase.

Ganso y Neymar ahora se encuentran en la misma liga, y el sábado, sus caminos se cruzarán nuevamente. Pero en muchos sentidos, sus carreras nunca han parecido tan separadas.

También te podría gustar...