fbpx

CÓMO DETENER A LEO MESSI: DE LOS HOMBRES QUE REALMENTE HAN LOGRADO HACERLO

El entrenador de Osasuna, Petar Vasiljevic, se retorció un poco en su asiento. Un periodista español acababa de preguntar cómo su equipo, decimoctavo en La Liga, planeaba enfrentarse a Lionel Messi cuando viajen al Camp Nou para encontrarse con Barcelona ese fin de semana en Abril. Una probable derrota habría visto a Osasuna relegado.

“Había dicho que necesitábamos un plan para Messi, y los jugadores me dijeron que teníamos que llevar esposas y una pistola”, dijo Vasiljevic con apenas una sonrisa. “Se desconecta, pero luego se enchufa durante 10 minutos y hace lo que hace…detrás de un chiste, la verdad asoma”.

El serbio tenía razón al sentirse deprimido. Su equipo fue goleado por el Barça, 7-1, mientras los campeones españoles mantenían la defensa de su título y dejaban a Osasuna al borde de la caída. Messi anotó dos goles en aquel partido.

Es un problema que existe aparentemente solo en abstracto y que aparece esta pregunta retórica: ¿Cómo detienes a Lionel Messi? Las defensas no se preocupan por si deberían, sino por si pueden hacerlo. En su estoicismo sombrío, Vasiljevic capturó el dilema perfectamente.

El registro histórico sugiere que es posible. La producción argentina durante sus 15 temporadas con el primer equipo del Barcelona ha fluctuado desde el más allá hasta el meramente excelente. Pero gran parte de esto es circunstancial. Que Messi registrara solo 41 goles en la temporada 2015-16 en comparación con 73 en 2011-12 no era una señal de que las defensas españolas se habían vuelto casi dos veces buenas en el período intermedio, más bien que ciertas variables en la cosmología de Messi por cualquier razón estaban desalineados.

En septiembre del 2017, la clase magistral de Pablo Maffeo, defensa del Girona cedido por el Manchester City, abrió el debate a nivel europeo sobre cuál es la mejor forma de controlar a Messi. Durante 90 minutos en el Estadio Montilivi, una estrategia tan antigua como el juego en sí ganó el día contra el argentino, aunque el Barcelona igual tuvo lo suficiente como para salir con una victoria por 3-0.

Si es posible excluir a Messi de la contención, chupar el oxígeno de sus pulmones, sería instructivo escuchar el testimonio de ese número élite que lo ha logrado.

“Es una preparación mucho más mental que física”, dice el ex defensa de Portugal y Chelsea, José Bosingwa, sobre la noche del 2009 en la que obtuvo lo mejor del mejor jugador del mundo. “Primero tienes que hacer una gran preparación psicológica para enfrentar a Messi. Luego te sientas con horas y horas de videos para medir las rutinas básicas. Es un proceso principalmente psicológico. Debes respetar al jugador antes que al miedo”.

Chelsea había viajado al Camp Nou para el partido de ida de la semifinal de la Champions League. Con la suspensión del lateral izquierdo Ashley Cole, el aquel entrenador interino Guus Hiddink recurrió a Bosingwa.

“Has ganado o perdido en los primeros minutos del juego. Si hubiera dejado que Messi se salga con la suya en esos minutos, su confianza se habría disparado y la mía se habría ido, y ese sería el juego”. Bosingwa dice. “Esa es la única prioridad. Lo das todo al principio, para establecer la relación correcta.

“Entonces, son 90 minutos de guerra psicológica”.

Chelsea escapó del Camp Nou con un empate por 0-0. Messi, en su mayor parte, fue sometido, un tributo al implacable hostigamiento y persecución del lado izquierdo del fondo.

“El equipo en sí tiene que reducir los espacios intermedios”, dice. “Si Messi está recibiendo la pelota, nunca puede ser con comodidad. Cuando lo estaba marcando, no se trataba tanto de la distancia o el espacio que le di, sino que era mi trabajo medir cuán lejos estaba él relativo a donde estaban mis compañeros de equipo. Es una respuesta táctica, donde el equipo reacciona para comerse el espacio de la mejor manera.

“Pero el fútbol siempre ha sido así, Messi o no Messi. Se trata de que el equipo conecte el espacio juntos. Sí, la individualidad hace la diferencia, pero la prioridad es que el equipo se mueva como uno”.

Cuando aún competía constantemente en Europa, en 2010, el Inter de José Mourinho cerró al aquel vigente campeón de Europa, el Barça, con un sofocante par de actuaciones. Maravillosamente el argentino Esteban Cambiasso encadenó a Messi en el más puro ejemplo de defensa de “perros” de un solo sentido, pero el alquimista Mourinho siempre se apresuraba a jugar de la misma manera en que sus jugadores devoraban con avidez el espacio entre las líneas del Barça.

Semanas después de que el Barça perdiera ante el Inter, Messi se enfrentó a Alemania con Argentina en los cuartos de final del Mundial 2010 en Sudáfrica. Los sudamericanos fueron aplastados, 4-0, con la influencia de Messi contenida casi por completo. En la defensa central ese día en Ciudad del Cabo, y encargado de la desalentadora tarea de excluir a Messi, estaba Arne Friedrich.

“Tratamos de no dejar absolutamente ningún espacio entre las líneas de nuestro centro del campo y defensa”, dice Friedrich. “Siempre tratamos de empujar hacia arriba, e incluso si bajábamos un poco, tratábamos de abandonar el centro del campo también, por lo que nunca hay más de seis o siete metros de diferencia entre las dos líneas. Esto hace que sea muy difícil para Messi recibir la pelota en el espacio”.

No es de extrañar que Alemania, donde la cultura del fútbol tradicionalmente promueve la fiabilidad en lugar de la brillantez, buscó apagar a Messi con la mecánica perfecta del equipo.

“Tratábamos de concentrarnos más en ayudarnos unos a otros”, dice Friedrich. “Tuvimos [Bastian] Schweinsteiger, [Sami] Khedira y yo. Siempre tratábamos de doblarlo. Argentina siempre estuvo buscando a Lionel para mover el balón, así que fue más fácil para nosotros, porque siempre juegan a través de él. Él. Siempre teníamos al menos dos jugadores con él.

“Si tiene la pelota a sus pies, se vuelve muy difícil. Así que nos aseguramos de que ese día siempre lleguemos al balón antes que él, o al menos tan pronto como lo reciba tenemos que estar junto a él. Porque si él toma velocidad, es muy difícil tratar con él “.

En el otro extremo de la escala, otros han favorecido el enfoque de ‘bulldog’ para domar al mejor jugador del mundo.

El mediocampista holandés Nigel de Jong dejó una impresión de arranque en el Mundial, y en el esternón de Xabi Alonso, con una peligroso pierna en alto en el centrocampista de España durante la final del 2010 en Johannesburgo. Cuatro años más tarde, contribuyó a restaurar su reputación de mediocampista cuidadoso y diligente con un trabajo de marcaje de libros de texto sobre Messi en la semifinal.

“Los primeros 10 minutos se trata de dejarle saber dónde se encuentra, obtener los desafíos adecuados, haciéndole saber que va a ser un juego difícil”, dice De Jong.

“Luego se trata de leer su lenguaje corporal y anticipar sus movimientos. Y la anticipación de su proceso de pensamiento, porque él siempre está buscando hacer ese uno-dos en esa área fuera de la caja.

“Entonces depende de las circunstancias. Si está lejos de la meta, entonces solo quieres mantenerlo frente a ti, porque si no lo está, habrá un gran agujero frente a tu defensa. Él siempre intenta mirar hacia la izquierda, siempre pasa por la pierna izquierda. Finge a la derecha y se va a la izquierda tan rápido, así que en lugar de marcar con fuerza tienes que esperar a que él haga el primer movimiento. No puedes ir hombro a hombro con él, porque si él te voltea, él se fue.

“Si lo atrapas, lo atrapas. Si no, bueno, estás en problemas”.

Puede ser un desafío operar como una unidad ofensiva cuando se tiene tanto cuidado para anular a un jugador. Holanda fue acusada de carecer de la ambición de utilizar su inmenso talento como ofensiva contra Argentina en 2014, con Arjen Robben y Robin van Persie poco involucrados en el empate por 0-0, que terminó en un triunfo 4-2 en los penales para el lado de Messi. En 2009, Chelsea fue duramente criticado por su enfoque negativo. El mismo Bosingwa fue abucheado en voz alta por jugar un backpass al portero Petr Cech luego de solo 34 segundos.

“Cuando has visto a Messi hacer lo que hizo cuando el Barcelona venció al Bayern 4-0 en la última ronda, entonces, sí, tu equipo tiende a cerrarse”, dice Bosingwa. “Pero teníamos un juego que gestionar y un partido de vuelta por venir en Stamford Bridge.

“Era un jugador muy explosivo, era muy rápido. Es en eso que Hiddink y el equipo confiaban. Pero en los días previos al juego, todos se divirtieron mucho conmigo, diciéndome cómo pensaban que Messi me destruiría. Lo necesitas en un momento como este, para aliviar la tensión”.

“Hay reglas técnicas para eso”, dice Friedrich. “Si defiendes tu objetivo detrás de ti en el lado derecho, entonces quieres empujar al atacante hacia la izquierda. Pero esto no necesariamente funciona en el caso de Messi. Con su ritmo y su repentino cambio de dirección (significa) las reglas son un poco diferentes. Así que nuestra única posibilidad, pensábamos, era llegar a tiempo cuando recibiera el balón para molestarlo antes de que se posicionara. Y lo hicimos siempre con al menos dos jugadores”.

De Jong hace énfasis en el respaldo colectivo que se necesita para que un hombre marque a Messi. “No podría haberlo hecho solo. Estaba dirigiendo nuestra defensa, porque sabía que si él me pasaba, necesitaría a alguien de mi lado ciego para recibir apoyo.

El fútbol, o la industria del fútbol, ahora favorece atacar el instinto sobre la resolución defensiva. Entre el 2006 y 2010, hubo un promedio de 7.2 goles marcados por temporada en las semifinales de la Champions League. Entre 2011-2015, ese número creció a 11.6. A pesar de las cifras récord que se gastan en arqueros y defensas en los últimos tres mercado de pases, el valor de mercado para los jugadores atacantes ha crecido exponencialmente.

Esto se refleja en una evolución progresiva en el arte técnico del fútbol.

“Definitivamente, la manera de defender cambió a lo largo de mi carrera”, dice Bosingwa. “Parece menos común ahora para los defensores ir uno contra uno. Defender es más sobre jugar entre líneas ahora”.

A medida que el fútbol lentamente llega a un acuerdo con lo que probablemente serán los capítulos finales de la brillantez de Messi, los tácticos están tratando de acostumbrarse a un mundo que él ayudó a remodelar.

Aquí las pruebas de lo relatado:

También te podría gustar...