fbpx

SE FUE EL GRAN JET, CON SU 7 EN LA ESPALDA

Por: Eddie Fleischman

Había escuchado mucho de él cuando por el año 74 empecé a ver fútbol con pleno entendimiento del juego y ya se hablaba del monstruo que era Juan José Muñante. Había aparecido en Sport Boys del Callao, sorprendiendo desde el primer día con su asombrosa velocidad. Más de una vez escuché la frase de algún lateral izquierdo que decía solo conocerle la espalda y el número siete moviéndose como una cobra cuando ya había pasado, sin ser visto, hasta la línea de fondo rival. Las noticias llegaban en esos tiempos a cuenta gotas desde México donde destacaba como uno de los mejores extranjeros, cuando, junto a él, Hugo Sánchez empezaba a conocer las mieles de las redes rivales. Se emitían cada tanto, entrevistas telefónicas radiales y siempre se hablaba de sus fenomenales actuaciones.

La primera vez que lo vi fue en las eliminatorias para el mundial Argentina 78. Era, por la derecha -junto a Oblitas por la izquierda- la principal llave de acceso a las defensas rivales. En el debut de aquella fase previa destacó en Quito en el 1-1 conseguido por Perú ante Ecuador. Fue clave en un resultado determinante en Santiago marcando el 1-1 en Chile a poco del final, con una estupenda diagonal de derecha hacia el medio, que culminó con un zurdazo combado al segundo palo que venció la portería mapochina.
En aquella misma eliminatoria, en Lima pasó como postes a los defensores ecuatorianos en la victoria blanquirroja 4-0 y fue figura en el partido definitorio ante Chile, con Perú obligado a ganar en el Estadio Nacional, ejecutando un magistral servicio que cayó como con paracaídas entre las torres de control chilenas Figueroa y Quintano, para que Sotil con su 1,70 mts se elevara entre ambos y de un formidable cabezazo encarrilara al equipo dirigido por Marcos Calderón con el 1-0 que luego complementó Oblitas.
Tras ganar la serie, el equipo peruano tuvo que afrontar una liguilla en la ciudad de Cali ante las elecciones de Brasil y Bolivia. Dos de las tres, asistirían al mundial de Argentina al año siguiente. En el Pascual Guerrero, Brasil superó a Perú 1-0 con gol de Gil pero fue Muñante el que más acercó a Perú a la posibilidad de igualar. Ya en el duelo ante Bolivia resuelto con un contundente 5-0, Muñante volvió a abrir la puerta rival con un desborde y preciso servicio a la cabeza del Nene Cubillas, que abrió la goleada y el acceso a Argentina 78. 
Ya en el mundial lo sufrieron las defensas de Escocia, Holanda e Irán en primera ronda y pudo cambiar la historia del torneo cuando estando 0-0 en el 0-6 ante Argentina, envió un remate al poste de Fillol. En lo sucesivo dejó grabado su nombre de forma indeleble en la historia del fútbol mexicano a través del cuadro de los Pumas de la UNAM y como crack es y será recordado.

Voló el jet, esta vez sin dejar ver siquiera el 7 en su espalda. Se fue en silencio, tal como apareció para ser gloria del fútbol peruano. Duele leer la noticia. Uno de los mejores punteros derechos que vi desbordó como siempre y desde la eternidad quedó en los corazones de más de una generación. 
Descanse en paz Juan José, corrió y jugó usted mucho por el Perú y este servidor que desde los 11 años lo vio brillar, le agradece tantas jornadas de felicidad vestido de rojo y blanco.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *