fbpx

PAUL POGBA: CÓMO LLEVÓ A FRANCIA A LA GLORIA DEL MUNDIAL

El Paul Pogba que vuelve al Manchester United para el inicio de la temporada 2018-19 será un Paul Pogba diferente al que se fue al Mundial de Rusia 2018.

Los Mundiales cambian jugadores. Para un jugador del equipo que ha ganado el honor más importante del fútbol internacional, la vida nunca vuelve a ser la misma. Cualquier otra cosa que logre en su carrera, sea corta o larga, avanzará serenamente sabiendo que ya ha escalado el pico más alto en el deporte. Los compañeros de equipo, los gerentes, los oponentes, los fanáticos y los medios lo miran de manera diferente. Se ha convertido en un ganador de la Copa del Mundo. Se ha convertido en parte de la historia del fútbol.

Al ganar la Copa del Mundo con Francia y jugar un papel tan importante en su éxito, Pogba se ha ganado un nuevo estatus. Pero el cambio más importante que sufrió en Rusia puede haber ocurrido mucho antes de que Francia llegara a la final.

La diferencia más notable para el Pogba de la temporada pasada se relacionó con la forma en que jugó. Quedaron atrás los toques vistosos y superfluos con las plantas de los pies, los garabatos del callejón sin salida, los disparos demasiado ambiciosos a larga distancia. En su lugar había un nuevo y riguroso compromiso con el tipo de tareas esenciales pero poco glamorosas: ganar la pelota, mantenerlo simple, en las que Didier Deschamps siempre le había pedido que se concentrara.

Las estadísticas cuentan su propia historia. Según el portal Whoscored.com, Pogba tuvo solo siete intentos de gol en los seis partidos que jugó en Rusia, un promedio de 1.17 por juego. En la Premier League de la temporada pasada, lanzó a la meta en promedio 2.81 veces por juego. Hizo solo 10 regates en Rusia, a una tasa de 1.67 por partido, en comparación con un promedio de 3.74 por partido en la Premier League.

Pogba hizo 13 tacleadas exitosas en la Copa del Mundo, que fueron solo dos menos que N’Golo Kante, registrando un promedio de 2.17 por partido en comparación con 1.22 por juego en la Premier League. Sus intercepciones también aumentaron, de una tasa de 0.78 por juego en la campaña de liga de la temporada pasada a uno por partido en Rusia.

Con la posesión recuperada, Pogba hizo lo que mejor sabe hacer: llevar a su equipo a la cancha con carreras vertiginosas o, más comúnmente, pases rápidos. Fue su bola impecable que liberó a Antoine Griezmann para ganar el penal que puso en marcha el Mundial para Francia en su primer partido contra Australia. Fue su intercepción y su pase a Olivier Giroud lo que abrió la puerta a Francia en su victoria por 1-0 sobre Perú. Y en la final, el gol que anotó para poner a Francia 3-1 arriba y romper los corazones de Croacia se debió a su propio pase exquisito y desviado a Kylian Mbappe, una media volea sublime con el exterior del pie derecho desde la mitad de su propio campo, que convirtió la defensa en ataque en un abrir y cerrar de ojos.

Pogba, del mismo modo, se dio cuenta de que sus propios instintos de ataque tendrían que ser subyugados por el bien del equipo. “Quiero ganar esta Copa del Mundo y para hacerlo tengo que hacer sacrificios”, dijo. “Defender no es mi punto fuerte, pero lo hago con placer”.

Su nuevo rol de liderazgo engendró una actitud más abierta hacia los medios franceses. Donde previamente se salía de su camino para evitar hablar con la prensa, ahora se detenía en la zona mixta y aceptaba participar en su primera conferencia de prensa en Francia.

Pogba demostró en Rusia que si tiene un incentivo convincente, aceptará un papel menos glamoroso en el equipo. Luego de recuperar su forma en el Mundial, su habilidad podría ser una característica definitoria de la temporada del United y puede depender de si el entrenador José Mourinho puede convencerlo de hacer los mismos sacrificios que estaba dispuesto a hacer por Deschamps.

Cuando el United salga al campo contra el Leicester City en su partido inaugural de la Premier League el 10 de agosto, será la primera vez que el club presente un nuevo ganador del Mundial en sus filas, desde Nobby Stiles, Bobby Charlton y John Connelly, en 1996.

Manchester United terminó esa temporada como campeones de la Premier, y al año siguiente levantaron la Copa de Europa, con Charlton anotando dos veces en la final. Pogba es tres años más joven que Charlton cuando ganó la Copa del Mundo y ocho meses más joven que Zinedine Zidane cuando llevó a Francia a la gloria en 1998.

La final de la Copa del Mundo fue el primer día del resto de su carrera.

También te podría gustar...