fbpx

PABLO BENGOECHEA PARTE 2

Por: Eddie Fleischman

Está a punto de concretarse en el retorno de Pablo Bengoechea a la conducción técnica de Alianza Lima tras la salida de Miguel Angel Russo y algunos partidos con el interinato de Víctor Reyes.

Muchos cuestionan la elección del técnico uruguayo porque, si bien le dió a Alianza un título y un subtítulo con los consecuentes ingresos económicos que sus participaciones en Copa Libertadores le permitieron, también es cierto que no muchos comulgan con el estilo de juego que propone el uruguayo. 
Lo curioso es que el planteamiento inicial es darle el equipo hasta fin de este año y, si logra una clasificación a la Copa Libertadores, extender el vínculo hasta fin del 2020. Cabe entonces la pregunta: ¿no se ganó Pablo Bengoechea con su primera etapa, el crédito suficiente como para que le ofrezcan desde ya al equipo por el próximo año y medio?
La respuesta tiene que ver con el momento institucional de los íntimos. Un grupo de inversionistas ha adquirido la mayor parte de las acreencias del club en este proceso concursal en el que está envuelto y uno de esos inversionistas, Cesar Torres, es de los que más peso tiene en la toma decisiones de la actual administración temporal.
La nueva gestión en Alianza Lima se iniciará en el 2020 y tiene como principal política fortalecer el trabajo de base que en ese club es de los más productivos de nuestro medio y mantener al primer equipo peleando los torneos internacionales sobre todo para recuperar parte de la inversión. 
Desde lo futbolístico, parece la decisión más razonable teniendo en cuenta que la mayoría de incorporaciones que hizo el cuadro blanquiazul para esta temporada fueron a solicitud de Bengoechea. Antes que apostar por un entrenador que no conozca la plantilla y las dificultades geográficas y climatológicas que exige la liga peruana, se optó por darle el equipo al que más lo conoce.
En cualquier caso, empiezan a soplar nuevos vientos en el cuadro de La Victoria y ojalá muy pronto, haya un contagio hacia esa dirección, en otros clubes, empezando por Universitario, también en proceso concursal, para que la sociedades anónimas y sus gestiones con mayor visión de futuro, cambien el sombrío panorama de improvisación y cortoplacismo de la mayoría de equipos de nuestro fútbol doméstico.

Bienvenido Pablo, mucha suerte en este nuevo reto pues, más allá de gustos y paladares, le viene bien al fútbol peruano el retorno de un profesional cuya corrección y valores éticos dignifican la carrera de los entrenadores.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *