fbpx

EL NUEVO ALIANZA DE RUSSO

Por: Eddie Fleischman

Alianza Lima terminó la temporada 2018 en calidad de subcampeón del fútbol peruano de la mano de Pablo Bengoechea. Un resultado alentador sobre todo por lo económico: en esta temporada en que CONMEBOL ha aumentado los premios para los participantes en la Libertadores y sumando a ello las recaudaciones que obtenga por taquillas, el cuadro íntimo podrá encajar alrededor de 7 millones de dólares fuera del resto de ingresos que obtiene por la liga local. Una cifra que, para la realidad peruana, resulta muy importante más aún tratándose de un club en proceso concursal en Indecopi, que lo obliga a generar fondos para los gastos corrientes e ir reduciendo su deuda.

Para los hinchas, sin embargo, sigue pendiente lo competitivo en el torneo continental de clubes en el cual, los blanquiazules tuvieron una muy opaca actuación el año anterior. Hay también una sensación de que Alianza tiene que mostrar un juego algo más vistoso y elaborado -de acuerdo a su tradición- que el que tuvo en los últimos dos años.

Para esta temporada han sustituido al técnico uruguayo por el laureado Miguel Angel Russo, entrenador de larga trayectoria inclusive en Europa y con un título de Libertadores con Boca Juniors. Ha hablado Russo sobre lo que pretende de su equipo: posesión sí, manejo de la pelota también, pero fútbol sin arcos, no. También ha sido cauto el entrenador en señalar que todo dependerá del plantel que terminen conformando. En este sentido, el cuadro de La Victoria ha hecho importantes incorporaciones.

Tenía problemas en la marca por los laterales y convocó a Cuba, Aldair Salazar y Rossell, tres laterales peruanos de proyección. Necesitaba consistencia en el mediocampo y repatrió a Cartagena que andaba por el fútbol azteca; le faltaba elaboración y se trajo a dos futbolistas desequilibrantes como Arroé y Manzaneda además del atacante Ugarriza, joven de gran proyección y que puede complementarse con el uruguayo Affonso. Además, según se ha sabido, los íntimos van por un mediapunta y un delantero ambos argentinos.

De todas formas, sin contar con esas incorporaciones que están en la intención del comando técnico y la directiva intima, un posible 11 hoy sería: Butrón, Cuba, Godoy, Salazar y Rosell en el fondo; Cartagena y Cruzado en la contención; Arrué y Manzaneda como enlaces y Ugarriza junto a Alfonso como doble punta de lanza. Ello claro, si conforma un diagrama 4-4-2; sin embargo, puede también utilizar el 4-2-3-1, con dos extremos y el mediapunta que pretende contratar. Tiene además a su disposición Russo, a Tomás Costa, Riojas, Kevin Quevedo, Adriánzen y los que vengan todavía como para conformar un muy buen cuadro.

Faltará ver la propuesta y el funcionamiento. Eso se podrá juzgar cuando el equipo tenga ya algunos partidos sobre la espalda antes de iniciar el durísimo grupo de Copa Libertadores que le ha tocado.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *