fbpx

EL CASO GUERRERO-SWISSOTEL SE COMPLICA

Por: Eddie Fleischman

El caso de Paolo Guerrero y su enfrentamiento judicial con el Swissotel empieza a preocupar más de lo que debiera. 
Cuando todos dimos por cerrado el capítulo de la sanción al delantero del Inter de Porto Alegre tras cumplir con los 18 meses de suspensión que le impuso el TAS, ahora el conflicto parece dar un inesperado giro que, si bien no compromete la actividad deportiva de Paolo, sigue siendo un asunto que, por su gravedad, lo puede desenfocar del trabajo con la selección. 
Un escenario por nadie deseado pero que, ante la evidencia de las revelaciones periodísticas recientes, pueden traerle serias complicaciones.

Resulta que los que parecían ser testimonios concluyentes de ex trabajadores de la cadena hotelera que responsabilizaban a la entidad por el dopaje del delantero por una presunta “contaminación cruzada” de un recipiente que habría sido mal lavado luego de contener una infusión de mate de coca; serían muy probablemente y a la luz de unos audios difundidos por un programa periodístico dominical, producto de un intento de soborno de la defensa del jugador a los mencionados testigos para inculpar al hotel y a partir de allí, de acuerdo a lo que se ha sabido, entablarle una millonaria demanda por daños y perjuicios. Algo que debe probarse ante los jueces.
La empresa con respecto a ello, ha anunciado que tiene todos los elementos para demostrar que los cuidados nutricionales de la entidad hotelera con los miembros de la selección fueron totalmente diligentes y, en cambio, fueron los integrantes de la delegación los que cayeron en negligencia al haberse encontrado en las habitaciones restos de comida china pedida por servicio de delivery a un restaurante y ‘bocaditos’ o snacks no autorizados por el departamento médico de la selección. El hotel además ya ha entablado demandas penales a personas involucradas en el caso, acusándolas de obstruir el trabajo de la justicia y parece ser que estas denuncias seguirán llegando contra quienes resulten responsables de esos intentos.

Imprevisible lo que está en marcha. 
En lo deportivo, Guerrero no tiene ni tendrá por este caso, impedimento alguno para continuar con su actividad profesional; sin embargo, el desenlace del proceso en tribunales, puede entrañar graves consecuencias ante la determinación del hotel por demostrar que no fue responsable de la ingesta por parte del centro delantero, de la sustancia prohibida que provocó el castigo y que, más bien, dice también el hotel, desde el lado del jugador se estaría utilizando malas artes para sacar adelante el proceso. 
Preocupante panorama que el jugador y su staff de abogados deberán afrontar pero que, esperemos, no llegue a afectarlo en su rendimiento deportivo a tan pocas semanas de la Copa América y cuando ha tenido tan resonante éxito en su vuelta a las canchas.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *