fbpx

PERÚ SUB’17 MÁS SOMBRAS QUE LUCES

Por: Eddie Fleischman

La selección peruana de fútbol en su categoría sub 17 perdió el día de ayer ante la selección paraguaya por 0 a 2 reduciendo notoriamente su posibilidad de clasificar al mundial de Brasil. El equipo peruano padeció las ausencias de dos jugadores fundamentales en el armado del equipo y cuyos sustitutos estuvieron lejos del nivel requerido. La función de Caipo como el equilibrio de la zona central, con sus retrocesos para convertirse en un tercer central y su movilidad y personalidad para ser salida siempre, no se encontró. Tampoco la movilidad, carácter, conducción y pegada que aporta Celi en la tarea ofensiva. El cuadro nacional, empezó perdiendo el duelo desde que fue incapaz de ganar los balones divididos e imponer condiciones en el uno contra uno, en cualquier sector del campo. De esta forma, los guaraníes, firmes en el fondo, combativos en el medio, tuvieron al conductor ideal en el jovencito Ovelar, un zurdo de grandes cualidades para el desequilibrio individual, el pase profundo y la pegada, y a Duarte y Presentado pareja de atacantes muy potentes y con ello obtuvieron un merecido triunfo.

Restando solamente los partidos ante Ecuador y Uruguay y siendo remota la posibilidad de clasificación hay algunas conclusiones que ya se puede sacar del equipo de Silvestri.
En el aspecto físico, se sigue otorgando ventajas y ello se traduce en la poca potencia e intensidad para disputar los balones en disputa y ganar en los detalles que involucran reacción y velocidad en campo rival para desequilibrar.

E inevitablemente surgen cuestionamientos a algunas decisiones, muy respetables por cierto, del técnico Silvestri. Preguntas simples como: ¿por qué Pinto, el único jugador distinto en el equipo, con gambeta, inventiva y gran visión de juego no es titular habitual? ¿por qué no hay alguna variante -que se vea trabajada- en los tiros libre y tiros de esquina? ¿Cuál es el plan de juego del equipo?
Una reflexión que puede sonar optimista y ojalá se acerque a la realidad. La generación de los mundialistas sub 17 del año 2007 alcanzó hasta los cuartos de final del torneo en Cores del Sur, sin embargo, como sub 20 no tuvo trascendencia. Aquellos que cerraban su adolescencia, no lograron, salvo escasas excepciones, un nivel competitivo importante en su tránsito hacia la adultez para la categoría absoluta. Albergo la ilusión de que, en este caso, haya un potencial mayor en cuanto conceptos juego y sea la oportunidad de que la historia se revierta y estos jóvenes que cierran su adolescencia, caigan en buenas manos de técnicos que los potencien y logren competir mejor y crecer de forma sustancial en lo sucesivo. Sandi, Aguilar, Rachumick, Caipo, Burlamaqui, Pinto, Celi, Meza, entre otros, son jugadores de este equipo, con interesante proyección. Como colofón, mantengo la aspiración de ver a un equipo peruano en las últimas dos fechas, con el foco puesto en exigirse al más alto nivel y nunca dejar de pretender ser mejor. Parece obvio, pero en nuestro fútbol, está lejos de serlo.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *